31 de diciembre de 2019

Conquest: Las entregas del mes de enero

Volvemos con nuestro repaso mensual de siempre y esta vez celebramos nuestra particular "nochevieja friki" con este repasillo periódico de fascículos. En el primer mes del nuevo año 2020 llegan los fascículos 51, 52, 53 y 54. Esta vez el ahorro entre fascículos es muy desigual, como vais a ver a continuación. 


Por cierto, la tienda online de Salvat sigue vacía y ya son mayoría los quioscos a los que no les llega la distribución de esta colección, pero todavía siguen resistiendo algunas zonas y continúan aguantando alguna que otra tienda friki, que incluso te permite reservar números... Por ello continúo con estos repasos, pese a que cada vez es más difícil conseguir las entregas sin estar suscritos. Así que no esperes más y dale a "SIGUE LEYENDO" para echarle un vistazo a todo.

23 de diciembre de 2019

Mortal Realms: Lista actualizada de entregas

Tanto si eres suscriptor de la colección de Mortal Realms, como si no; ¡esto te interesa! En este artículo mantendremos una lista actualizada de las entregas que irán saliendo semana a semana en los quioscos, de forma que puedas mantenerte al día y avisar a tu quiosquero de confianza para que te guarde ese fascículo que tanto ansías. 

Recreación del 7 de enero, día de la batalla más cruenta de la Segunda Gran Guerra Quiosquera

Ten presente que los fascículos salen oficialmente los martes, pero es posible encontrarlos antes (incluso la semana anterior a su salida oficial) en algunos sitios. Una vez que la colección avance, algunos quioscos dejarán de pedir stock (o Salvat no les distribuirá), pero ten en cuenta que también es posible comprarlos por separado en la tienda online de Salvat con los siguientes gastos de envío:
  • Menos de 10 euros (un fascículo) → Envío a 5,99 €
  • Entre 10 y 19,99 euros (dos fascículos) → Envío a 4,99 €
  • Entre 20 y 39,99 euros (tres o cuatro fascículos) → Envío a 3,99 €
  • Entre 40 y 59,99 euros (cinco o seis fascículos) → Envío a 2,99 €
  • 60 euros o más (siete fascículos) → Envío gratis
Eso sí, tened en cuenta que la web de Salvat no es un medio muy fiable de adquisición de fascículos. Por dos razones: primero porque no permite reservar números, por lo que los más jugosos desaparecen en minutos y, segundo, porque, como ha pasado con Conquest, nada impide que a cierta altura de la colección "vacíen" la tienda sin previo aviso y ya no se puedan comprar más.

Hay que decir que también pueden encontrarse en otras tiendas frikis, incluso con posibilidad de reservar por anticipado. Infórmate con los tenderos de tu zona (¡y apoya la economía local! 😜). Sin más, mete esta página en tus favoritos (porque se irá actualizando) y vamos allá:

13 de diciembre de 2019

Derecho Friki (II): Lo consuetudinario y lo dispositivo

Aviso: aunque inicialmente todo formaba parte de un solo artículo, esta aproximación al Derecho friki ha sido dividida en tres entradas distintas, para tratar de lograr que el lector pueda completar la lectura de forma escalonada y sin necesidad de interrumpirla pegándose un tiro en la sien.   
Derecho friki: Introducción 
Derecho friki (I): La interpretación 
Derecho friki (II): Lo consuetudinario y lo dispositivo Usted está aquí 

Decíamos en el artículo anterior que a veces no había demasiado hueco para la interpretación y que, para poder jugar, nos veíamos obligados a llenar esos vacíos con algo. Y una de las pastas que usamos para rellenar huecos tiene un nombre super raro: "Derecho consuetudinario". Pues vamos a culminar esta serie de artículos, hablando un poco sobre ello.


El Derecho consuetudinario friki

La palabra "consuetudinario" parece diseñada para frenar casi en seco nuestra velocidad de lectura y hacernos volver de repente a esas vergonzosas clases de preescolar en las que nos tocaba leer en voz alta delante de nuestros compañeros: con-sueee-tuuu-dinaa-rio. Pero, además de eso, viene del latín consuetudinarĭus, que a su vez es la forma adjetiva de consuetūdo; es decir: de la costumbre.

La costumbre es uno de los métodos originarios de creación del Derecho. Y es que este puede crearse por pura y simple repetición. Porque cuando un determinado número de personas hacen algo de una determinada manera durante un determinado tiempo, esa manera acaba convirtiéndose en una norma jurídica por sí misma. Y ello, por supuesto, con independencia de si esa es o no la mejor manera de hacer esa cosa*.
* (*Suspiro*) Aaay, las malditas tradiciones...
Pero no creáis que esto es algo arcaico, propio de cuando la gente resolvía las disputas usando espadas (en lugar de nuestra actual -y mucho más eficaz y elegante- navaja). Porque nuestro Código Civil vigente reconoce como fuentes del derecho a la Ley, la costumbre y a los principios generales del derecho. O sea, que una de nuestras normas más importantes le otorga a la costumbre el segundo lugar en importancia (justo por detrás de la ley), a la hora de que un tribunal juzgue si algo se ha hecho bien o se ha hecho mal.

Pero como todo en esta vida, entre la costumbre también hay clases. Así, la costumbre será, por lo general, praeter legem (al margen de la ley), ya que estará ahí para llenar los huecos que la ley no ha sabido llenar, pero sin contravenirla directamente. Eso no quita que en ocasiones también pueda ser una costumbre contra legem, cuando supone llevar a cabo actos que se oponen frontalmente a lo dispuesto en las leyes.

Como es lógico, esta segunda clase de costumbre no está permitida en nuestro actual ordenamiento jurídico. Pero como a nosotros nos importa un pito el ordenamiento jurídico; sí que nos resulta realmente interesante la costumbre contra legem para nuestras frikadas. Aunque la verdad es que no la llamamos con ese nombre latinajo tan raro; sino que preferimos usar el término: "reglas de la casa"*.
* Por cierto, a la costumbre también se la llamaba "usos de la plaza", al ser las plazas de los pueblos y ciudades donde se concentraba la mayor parte de actividad mercantil. Así que era en ellas dónde se iban consolidado poco a poco los "usos mercantiles", es decir: la costumbre a la hora de hacer negocios. De nada por este nuevo dato curioso pero inútil que te acabas de aprender. 



Con una regla de la casa podemos anular y/o cambiar alguna norma del manual que no nos guste especialmente como funciona, ya sea para dejarla sin efecto o para "mejorarla" (siempre a nuestro juicio). El ejemplo más claro que me viene a la cabeza con Kill Team es el de las líneas de visión. Y es que, como ya vimos en el artículo de la fase de disparo, está realmente extendido en los grupos de juego anular la norma del sistema de visión general y sustituirla por el sistema de visión de coberturas u otra regla más o menos equivalente. Es, por tanto, un ejemplo perfecto de costumbre contra legem. Pero como aquí no tenemos ley, sino manual, podríamos llamarla contra codex generalis o algún latinajo así medio real, medio inventado*.
* Y si algún filólogo clásico pregunta, le decimos que no es latín, que es gótico imperial y le hacemos quedar como un maldito ignorante. 

¿Te ha picado el gusanillo? 
Pues dale a SIGUE LEYENDO y seguimos con el tema (salvo que hayas llegado hasta aquí mediante un enlace directo, en cuyo caso este mensaje solo está aquí para joder).